Lubin Holguin, alma vida y corazón.

 Lubin Holguin, alma vida y corazón.

¡La vida!, ese efímero momento que nos brinda la suerte, para hacer lo que queramos en ella.

  Reír, llorar, conformarnos con lo que nos tocó o luchar por lo que queremos es lo que hace diferente la forma en que vemos cada oportunidad que llega a nosotros.

En el año 1981 en Morales, un municipio al sur de Bolívar, nació en cuna de familia campesina Lubin Holguín. Debido a la falta de oportunidades y en busca de un mejor futuro, sus padres decidieron trasladarse a San Luis, ubicado en el oriente antioqueño.

Lubin fue creciendo en las maravillas que el campo le ofrecía, pero sentía que vivir del arte de producir las tierras no era lo que su corazón ambicionaba. Sus anhelos sobrepasaban los límites, pues ansiaba hacer de la música su plan de vida.

Su padre, al saber esta “loca idea” que pasaba sobre la mente de su hijo, le aclaró, que para lo único que había nacido era para tener un hacha y un machete en sus manos y le aclaró que no podía aspirar a algo diferente. 

Debido a la violencia en el año 2000, Lubin y su familia tuvieron que dejar atrás las tierras en la que producían el sustento diario y dirigirse a la ciudad para forjar una nueva vida llena de dificultades y retos, pues lo único que sabían trabajar, en la ciudad el concreto no lo permitía. Estos momentos de incertidumbre le permitieron escribir estrofas de lo que se convertiría en canciones más adelante. 

Por más complicado que fuera la situación, Lubin siempre busco la forma de no dejarse vencer. Desde vender manillas en las calles a prestar servicio militar, fue avanzando poco a poco hasta llegar a ser un vigilante, pero a pesar de que vivía bien, sentía que eso no era lo que realmente él quería. 

Ya en compañía de su esposa e hija, decidió redireccionar su norte y luchar por lo que realmente quería ser, sin importar lo que su padre le dijo cuando era niño. Desempolvó las letras que había escrito y empezó a darles vida con su voz. Su esposa, inicialmente no estaba muy convencida de este nuevo camino, pero viendo la solides con la que Lubin empezó a trabajar por su sueño, lo empezó a apoyar.

Renunció a su trabajo como vigilante y se lanzó al frío de la calle, en comendado a Dios y con la mente clara hacia donde quería llegar. Sabía que, sin un patrocinio económico, iba a ser difícil, pero no dudó en dar el primer paso para acercarse a su meta.

Empezó a cantar en los buses de transporte público, en los semáforos, a caminar de pueblo en pueblo, dando a conocer su trabajo. En el transcurso de esta travesía conoció personas que quedaron admirados por la berraquera con la que Lubin seguía adelante convirtiéndose en un ejemplo de vida.

Esa oportunidad de conocer las vidas de personas que se le acercaban a hablarle, lo inspiraron a componer canciones que hoy hacen parte de su disco e inclusive, grabó composiciones de personas que se encontró en la calle para apoyar también ese talento que por falta de dinero se quedan en el anonimato.

Usó la misma lógica que el campo le enseñó en su infancia y adolescencia; trabajar arduamente, cuidar y proteger para recoger buenas cosechas y después de casi de 10 años de bastante esfuerzo y dedicación, ha empezado a sentir el sabor de los buenos frutos.

En compañía de su manager Mauricio Martínez, sigue su sueño en los semáforos; sitios que convierte en su escenario para aprender y dejar ese mensaje a quienes le prestan atención, que por más difícil que se vea un anhelo, vale la pena luchar por el y el llegar a vivirlo, hace que todo haya valido la pena. 

Le han puesto multas por invadir el espacio público, personas lo han hecho sentir como si fuera un bendigo, lo han pisoteado con palabras hirientes y menosprecios, pero la confianza que le tiene a Dios ha hecho cada una de estas situaciones se superen con tolerancia y amor a lo que hace diariamente.

Actualmente se encuentra en Neiva, suele ubicarse en el semáforo de la Carrera 7 con av. Toma y da gusto ver que una persona que ha cantado en tarimas conocidas como el show de las estrellas, que ya tiene una marca con su nombre y música, mantenga viva la humildad en su corazón y que el entablar una conversación con él, sea de total agrado; y es así como Lubin nos deja tan grande mensaje de vida.

Gracias a las redes sociales, sus canciones de música Norteña Popular, suenan en otros países, lugares que ansían escuchar su voz en vivo y con los cuales empezará a consolidar el trabajo que inicio años atrás.

Así que como dice Lubin, no te límites a no hacer con el corazón lo que realmente deseas en el alma, para que goces de la vida que mereces.

  Por: Liseth R. Ortega

Compartir